jueves, 2 de septiembre de 2010

Laborem excersens

Estoy harta de que la gente me diga que Gracias a Dios hay trabajo. Fastidiada de que crean que lo que hago donde trabajo es grande, que importa. Eso es mentira.

Es cierto, tengo una mesa, una máquina PC y miles de cosas más que cien mil gentes no tienen. Que soy malagradecida, que porque jamás he pasado por donde asustan. Que ya quisieran verme en una maquila para que deje de decir tonterías.

He sufrido poco, muy poco. Jamás me ha faltado el empleo. Dirán que no tengo solvencia moral para opinar sobre la bendición del Altísimo y que ojalá me parta un rayo por ser así.

Cuando nací me pusieron una etiqueta: salvadoreña. Y a mí y a todos ustedes el Estado salvadoreño nos dijo que "Toda persona tiene derecho a la vida... a la seguridad, al trabajo, a la propiedad y posesión" y blablablá.
Cuando me bautizaron donde me bautizaron la Iglesia me dijo que trabajo era "contribuir al continuo progreso de las ciencias y la técnica, y sobre todo a la incesante elevación cultural y moral de la sociedad en la que vive en comunidad con sus hermanos".
Y ahora la OIT dice que un trabajo decente es el que resume las aspiraciones de las personas en su campo laboral.
Soy malagradecida. Ya lo sé.

¿Cuáles aspiraciones? ¿Aspiro a repetir por mil días mi suerte para pagar los recibos y dar de comer? ¿Qué de la creación, qué de esa elevación espiritual?
De eso no hay.

Leía el otro día el blog de Gardo, un amigo ilustrador (imperativo es que lo vean, el video es formidable), y él preguntaba simplemente si la plata era el motor para crear. Varios días estuve pensando y recordé la pirámide de Maslow, esa que explica que en la base están las necesidades básicas fisiológicas, luego las de seguridad (aquí entra el empleo, casa y obteción de recursos) y luego siguen elementos tan banales como la filiación (amistad, amor), ego (reconocimiento) y allá bien bien arriba la autorrealización.

¿Por qué diablos tiene que estar tan arriba?

En un país como el mío está candela (difícil) suplir esa necesidad de autorrealizarse. Vivimos pensando en que hay que llenar la panza que poco tiempo queda para ver si de casualidad podemos ser felices.

Estoy en desacuerdo con la postura de muchos párrocos amigos de mi madre en que uno debe estar siempre humilde y que ese lugar mínimo es grande y que hay que agradecérselo a Dios.
Perdónenme, pero Dios no tiene nada que ver con que el desempleo suba en el país. Y que los gobernantes sean incapaces de proveerlo, no tiene nada que ver con que el 6% del drawback se lo devuelvan a los más pistudos cuando podría promoverse un programa de microcréditos para las pequeñas y microempresas. No, no lo hacen, y Dios no puede hacer nada porque este es un país laico y soberano.
Él ya tiene mucho trabajo consolándonos como para que nosotros no hagamos el nuestro (digo, los funcionarios).

Puedo sonar a bochincera, pero no deberíamos (como deseo) estar pensando en solo llenar la barriga. Por ahí debe haber un mecanismo para que todos los que trabajamos hagamos lo que nos gusta (eso que mi buen Don Paco llamaba vocación) y hacerlo con honor, porque de verdad nos place hacer esa tarea.

No deberíamos estudiar algo para luego trabajar de lo que sea porque no hay manera de posicionarse. Que el mercado es competitivo, que usté mejor hágase una maestría...
¡Pura mierda!
Aquí no sé qué mecanismo está funcionando, pero mi bro es ingeniero y ni así le dan chance. Mi amiga es abogada y ni así puede hacer justicia.
Yo soy lo que soy y trabajo con lo que mi viejo me enseñó en la primaria, no con mi título.
Jodidos estamos.

¿Qué de la autorrealización? Ay, ¡por qué se infravalora tanto?

¡Y aquí nadie piense en eso!
¿Autorrealizarse?, callate Maslow, eso no existe.
¡Usté mejor váyase, fúmese un porro y déjenos estar! Este país funciona así: que se peleen por el pan, pues, si no, no trabajan.

Trabajo digno le dicen.

*

8 comentarios:

Luz Negra / Amanda Herrador dijo...

Hace anios era una máquina de dinero..trbajando hasta 12 o 13 o hsta 14 horas...luego lo reduje hasta tener 2 trabajos (xq ademas tambiÉn estudio) pero no fui sintiendome realmente feliz hasta q comencÉ a hacer tiempo para lo q reamente me apasionaba..EL ARTE! Y asi lo fui disfrutando y dedicandole mas tiempo...la gente me decía q como hacía yo, q como me alcanzaba el tiempo, q mejor dejara de hacer algunas cosas para no estresarme, q me dejara de jugar y comenzra a crecer...q le voy a hacer..nací artista. con ese corazón grande de música, poesía y teatro...!!! pienso seguir luchando aunq no exista apoyo cultural, aunq aprete el cinturón, ya q creo q ese es mi rol en este juego de vida.
A pesar de mis logros hasta el día de hoy si mi madre me ve tocando una guitarra me dice q deje de perder el tiempo:)

Lore dijo...

Exacto, mi queridísima Amanda. Este mundo no está preparado para los que soñamos crear. Todo es pisto. Te mando un abrazo enorme y todo lo que has dicho es formidable. ¡Eso es crecer!

Loyda dijo...

Lore, una vez más estoy de acuerdo con vos. Muchos vamos por la vida con ese montón de ideas rondando la cabeza. No es nada justo lo que pasa en el país. Llega un punto en que uno se pregunta ¿y entonces para qué? Pero hay que seguir moviéndose. Algún día encontraremos el significado de lo que decía Don Paco. Esperemos que no sea un día muy muy lejano.

Buen post.

azrael dijo...

Es que es cierto. Maslow se equivoca. Se los digo yo, que estoy ahorita en una situacion en que a mi el pisto me alcanza, pero me la he pasado emocionalmente tan mal que al principio ni hambre me daba. Y pues, si tu esfinter aguanta, la verdad es que es mas comodo pegar una buena moquiada si estas triste que ir al banio aunque tengas la bejiga llena. Esas cosas pueden esperar. Yo lo aprendi hace poco.

Para mi, la realizacion seria volver alla, a ese pequenio terreno jodido y bello.

No me molesta trabajar en otra cosa distinta a mi carrera, siempre y cuando pueda contar historias, en el formato que sea: textos, videos, audios... como sea.

Amo las historias.

Viktor Viktorovich dijo...

¡Brillante, Lorena Augusta! ¡Yo mañana renuncio y me dedico al piano y a criticar a la mitad de los seres humanos! :) Triste es que en estas sociedades degeneradas se valore tanto el hecho de producir el maldito dinero "como sea", cuando el Estado sería el que debería pagarnos por existir (a ciertas personas, naturalmente... :) ¡Ah, pero cómo les vas a pedir a estos ignaros que imperan en El Salvador que aprecien tu talento, mi queridísima Augusta! Putísima es la vida, ciertamente... De nuevo, genial artículo.

Y por cierto, GRACIAS a Mauricio Funes por su excelente gestión pública que nos hace trabajar el doble para tener un poder adquisitivo de la mitad o mucho menos...

Lore dijo...

¡Cabal! ¿Por qué no solo podés ser pianista y crítico? (Tan necesario sos en este mundillo)
¿Por qué yo no solo puedo ser actriz y escribidora de lo que sea?

Cesar dijo...

Pues depende. ¿Que es la realizacion? ¿Y que tal si a mi no me realiza "disfrutar" mi trabajo, sino mi trabajo es una herramienta para llevar pan a mi casa ya que lo que me realiza es cuidar a la gente que amo? pienso que ese es el problema tambien, que muchos asociamos "realizacion" con tener un trabajo que nos llene y nos haga sentir vivos. Pero hay mucho mas en la vida que solo trabajar, el trabajo no es un fin, es un medio, ¿seria bueno que el fin y el medio sean el mismo? pues suena a un escenario ideal, pero no quiere decir que es el unico escenario.

Si no es posible encontrar realizacion en el trabajo, ¿sera posible encontrarla en algo mas? yo creo que si.

Lore dijo...

Exacto, Merlos, quizá debamos darle vuelta al asunto por ahí. Como vivimos bajo ese pensamiento tan dominante... tiene que haber algo por ahí que de verdad nos llene. :)