lunes, 8 de agosto de 2011

Breve tratado poco elocuente sobre el frenesí

Delirio, furia, perturbación del ánimo.

Episodio: luxurĭa.

Que el deseo (tontuelo aniquilador) no nos arranque la poca lucidez que nos queda.

Amén.