jueves, 25 de febrero de 2010

Mediterráneo

Mojé mis pies en sus aguas mansas.
Salté tres veces sobre sus pacientes olas para atraer la suerte. Bailé con los ibéricos. Y por siete noches con sus mañanas fue mío y cantó para mí.
Estuve con vos, Mediterráneo, y gracias por las buenas historias.

PD: Es de madrugada, y no sale aún el sol. Buena hora para escuchar a Serrat, con Mediterráneo.

No hay comentarios: