miércoles, 16 de septiembre de 2009

Tramitología, formularios... y yo

Apellidos:
Nombres:
Sexo:
Dirección:
Mail...
-Y cuando llene las hojas firme aquí, aquí, aquí, y aquí. Que le pongan el sello. Ah, luego anexe las páginas.. Los formularios, sí esos, los vio ¿verdad?

-No los pedía... (callate la boca, callate la boca, me digo)... Sí, los vi..

Odio los trámites, los formularios, llenar páginas, firmar, sacar mi documento y copiarlo.
Es terrible, soy una bestia para eso. No sé, no puedo. Ya, en serio, ni una encuesta puedo llenar, me salto las preguntas, contesto mal, no leo como se debe... Olvido llenar las partes importantes, y los pasos, se me olvidan los procesos...

La tramitología y yo no nos llevamos bien. Y es triste. Todo hoy es llenar formas, formularios...

Yo siento que cada vez que me preguntan algo es la Santa Inquisición la que me pone en tela de juicio, la que con su dedote acusador me pregunta que por qué sigo viviendo en la casa que mi viejo nos dejó, que por qué no he avanzado como debería con el inglés, que por qué sigo "soltera" (ya otra vez ahondé en eso), que si tengo cero hijos... pudiendo tener ya mi parentela. Y las firmas, las firmas, las firmas. Es extraño, me da una ansiedad terrible, leo las indicaciones como cien mil veces y siempre me falta algún papel.

Insisto, a mi juicio no son tan claras como creen que son. Las indicaciones nunca son tan claras...
Esta última vez la lista era entregar una carta, dos formularios (uno previo en línea), mi hoja de vida, copia de mi cartón y copia de mi ID. Pero noooooooo, no, no. Faltaba entregar dos, no uno, si no DOS formularios que van anexos a la primera carta. Pero en puta que la listita "simple" no decía eso. Odio las letras chiquitas de los contratos... de las indicaciones.

Hacer trámites no es solo llenar papeles en cuadros y esquemas más o menos confusos. Es apartar la vida, levantarse temprano, desayunar sin hambre, bañarse antes de las once, elegir ropa más o menos decente, preguntar como imbécil por los pasillos, ir y buscar nombres de gente que no te interesa conocer, aguantar que la gente te conteste y te traten como una total ignorante porque te has perdido en un edificio en el que jamás en tu puta vida has estado, y hacer cara amable, y decir gracias, le entendí todo, es hablar del clima, es caminar de regreso, soportar que los militares imbéciles te saluden, caminar más y esperar otro bus que te lleve a casa. Es esperar respuesta, que llamen...

Que no te llamen...


No sé, de aquí para delante tendré que hacer eso unas cien mil veces más... no sé... me compraré unos tenis.

I pray every day to be strong... hoy lo necesito.

**

No hay comentarios: