viernes, 2 de octubre de 2009

Taquicardia

Dícese de la aceleración del músculo cardíaco.
No café, otra vez.

El cuerpo siempre se las cobra, y no pide permiso. ¿Conque no vamos a cuidarnos?, reclama.

Oídos sordos.

Se puso en huelga.

Otra vez.

1 comentario:

Armando dijo...

Hola!!!
Hay un regalo para vos en mi blog. Arriba a la inquireda.

compartilo con alguien!