lunes, 28 de junio de 2010

My funny Valentine

Sutil. Melancólica. Delirante.
La voz de Chet Baker se contornea como una muchachita traviesa que se sabe mujer. Lame cuellos ásperos, repta y abraza. Chet es un dandy sentado en una silla, está solo con su trompeta mientras mira hacia el horizonte que no queda lejos, sino ahí, a un costado. Se sabe seductor.
Suduce Baker, y no es el único.

No hay comentarios: