miércoles, 16 de febrero de 2011

Espejismos

Hoy un hombre muy joven me dijo que me extrañó.

Qué va... era un muchacho muy hombre el que me dijo que me echaba de menos...

No, no.

Hoy, un chico muy niño que un día de estos se hará hombre me dijo que había notado mi ausencia.
A su nota, escrita en página de cuaderno, le faltaban varias tildes. Pero no importa. No importa.

El niño muy hombre dejó en mi escritorio un chocolate.

No hay comentarios: