lunes, 14 de febrero de 2011

Adanowsky para regalo

Ya que estamos en el despilfarro de ideas grotescas y serviles en función de que supuestamente no muere el amor de corazones fuscia y promociones al 2×1, hace bien recibir correos electrónicos masivos (por suscripción) en los que incluyen esos regalos a la medida, de esos que ni al más sorprendente enamorado se le hubiera ocurrido. Y sí, tan poco confiamos.

Para mí y otros miles más, de parte de El Volcán: Amor sin fin, de Adanowsky.

Deprimámonos, por favor.

2 comentarios:

VIKTOR VIKTOROVICH dijo...

Jejeje, siempre vos poniendo buena música para los que ODIAMOS EL 14 DEL 02... Bueno, está bien ese Adanowsky, a pesar de que ha de ser judío :). Felicidades, mi querida Augusta: deprimámonos, chupemos, ahoguémonos en nuestras penas. Por lo menos no caeremos tan bajo en ser unos melosos de m***, escurrir mono y polisacáridos, etc. Además, si no fuera porque tipos y tipas distraen de la gran labor social que hacemos, ahorita nos estarían dando 10,000,000 de coronas por amables... En fin. Yo sí te digo algo, Augusta: ¡Feliz 14 y más feliz porque no tenés a ningún sujeto atado a tu muñeca a quien decírselo! A tu salú, mamita...

Lore dijo...

Yo con el 14 no tengo nada, pero qué pereza de gente... un solo día para celebrar algo que debería ser más pragmático y hedonista que meloso y superficial como suele ser. Si no mire usté cuanta gente se deja al cabo de medio lustro... Tan solo somos realistas, Augusto.

Primores